Vivir del sexo en un campus de ingeniería 2ª parte

Retomo mi historia del anterior post en el mismo punto que la dejé: un hombre de cierta edad que abandonaba la habitación de mi compañera de piso en la universidad, dejando en su mano un fajo de billetes y diciéndole que lo había pasado muy bien y que ya la volvería a llamar.

Cuando aquel tipo salió por la puerta, ni Claudia ni yo sabíamos qué decir, aunque estaba claro que una de las dos tenía que romper el hielo. Fue finalmente ella la que decidió dar el paso, y me pidió que me sentara en el sofá mientras ella iba por unas cervezas; yo lo hice todavía un poco en shock, porque no sabía muy bien por dónde iba salir.

Sí, efectivamente, acababa de ser testigo de cómo practicaba la prostitución. Ella, Claudia, era puta, o más bien lo que se llamaba scort, es decir, de las caras; esas chicas que acompañan a los hombres como si fueran un trofeo, y que después decidían si querían irse con ellos a la cama o no. Claramente, Claudia lo hacía, y yo alucinaba bastante, porque aunque no era muy habladora, parecía una mujer educada, segura de sí misma, y que nunca hablaba de ningún tema que no fuera relacionado con los estudios o con nuestro día a día.

Le pregunté cuánto tiempo hacía que se dedicaba a eso, y me dijo que ya llevaba varios años; de hecho, era así como se pagaba la carrera. Me confesó que aprovechaba los fines de semana, en los que yo me pasaba el tiempo fuera, para traerse a sus clientes a casa, y evitar así que la pillara en plena faena, ya que algunos eran bastante escandalosos o gustaban de prácticas especiales; además, le hubiera gustado que no me enterara de nada, y sentía bastante que lo hubiera hecho, así que me pedía perdón.

Yo estaba flipando porque nunca me había pasado algo así, y en mi ignorancia y candidez le dije que si necesitaba dinero no tenía más que decirlo, puesto que sabía que mi familia seguro que le echaba una mano con eso, pero ella se echó a reír, mezcla de tristeza y diversión. Su situación era mucho más complicada que eso, no era solamente una cuestión de dinero, o al menos no lo más importante.

Claudia tenía un hijo de 10 años, me contó. Una noche loca había conocido a un tío, se habían follado en los aparcamientos de una discoteca, y al día siguiente no lo volvió a ver. Habían usado condón, pero debió de romperse, o no lo colocaron bien, la cuestión es que meses después descubrió que estaba embarazada. Ella era hija única, pero sus padres eras bastante humildes, y que hubiera otra boca más que alimentar acabó por descalabrar su maltrecha economía familiar, así que Claudia tuvo que dejar los estudios, y empezar a trabajar como limpiadora por horas para poder ayudarles. Dio muchos tumbos por varios trabajos mal pagados, y entonces fue cuando gracias a una amiga conoció el mundo de la prostitución.

Al principio actuaba como scort para una agencia, pero vio que podía sacarse más dinero por su cuenta, así que hizo algo así como independizarse; y cuando empezó a ganar pasta, decidió que iba a estudiar una carrera, porque ser puta no era desde luego su ilusión en la vida. Se apuntó a clases nocturnas para hacer el acceso a la universidad, y se matriculó en la facultad de ingeniería, y ahora pagaba sus estudios y mandaba dinero a sus padres y a su hijo mientras se sacaba la carrera manteniéndose como puta de lujo. Y en esos momentos se encontraba.

Era una historia triste, no tan dramática como se podía esperar pero, desde luego, para mí fue un impacto. Yo misma follaba muchas veces sin condón, a pesar de estar más que informada del tema sexual y de sus riesgos, y en un momento me vi a mí misma como ella dentro de unos años, o quizá no con tanta suerte, porque no estaba segura de que mis padres perdonaran un error así, mucho menos por dejadez. Y ahí comenzó mi revelación.

No reproché nada a Claudia, desde luego no era la más indicada, y le aseguré que no había problema en que siguiera con su vida como si nada hubiera pasado. Yo pasé una época más sosegada, me centré más en mis estudios e incluso conseguí sacar aquel año mejores notas, alegrando así la vida a mis padres, aunque ni mucho menos convirtiéndome en una santa, como más adelante os contaré. Al final del año, Claudia y yo nos despedimos, ella acabó su carrera y marchaba a su pueblo a intentar encontrar un trabajo, como se dice, “decente”, y yo volví a mi ciudad a pasar las vacaciones, deseando que empezara el nuevo curso para vivir más aventuras.